domingo, 2 de diciembre de 2007

alacranes

Cada noche, vienen por miles, jamás vi uno, pero no puedo dejar de invitarles a mi cama... Cuando vienes, los echas sin darte cuenta, te acurrucas en la distancia, se van, un rato, hasta mañana.

3 comentarios:

San dijo...

Soy el repelente de alacranes más afortunado del mundo.
Hoy a eso de las diez y media te llamo para echarlos ¿Sí?

La lista dijo...

Ohhhhhhhhh...

Estás hecho un principe azul, solo que en vez de dragones tienes que lidiar con alacranes oníricos.

San, yo de ti me hacía con un buen mata-insectos.

Consejo de la huerta: el oregano en las ventanas los repele (¿o era tomillo? ¿o albahaca?...)

San dijo...

Por si pasàs mientras estás del otro lado del mundo:
beso abrazo antialacránico.
y algunos más, de puro gusto.

Beso (de esos que van de puro gusto)